Prevención y actuación

El sol, fuente de salud y de enfermedad.

El sol produce numerosas repercusiones en el organismo que pueden ser positivas o negativas en función de las características de cada persona y su tiempo de exposición.

Positivas

Prevención de ciertas avitaminosis.
Aumento del número de glóbulos blancos o linfocitos.
Incremento de serotonina.

Negativas

Quemaduras solares.
Hiperqueratosis
Cáncer de piel
Fotoenvejecimiento

Las diferentes radiaciones
solares y sus efectos.

El sol emite numerosas radiaciones y cada tipo de
radiación, debido a sus características produce un efecto
sobre la piel:

Rayos UVA

Producen el bronceado y el envejecimiento prematuro.

Rayos UVB

Son los principales causantes de las quemaduras y los cánceres cutáneos.

Rayos UVC

Son muy peligrosos para la salud. No llegan a la Tierra al ser retenidos por la capa de ozono.

Infrarrojos

Emiten la radiación en forma de calor. Producen sobre la piel la sensación térmica.

Los diferentes fototipos y sus características.

Fototipo I

Piel muy pálida (pelirojos).

Casi siempre se queman y apenas se broncea.

Reacciones fotoalérgicas.

Fototipo II

Piel blanca, sensible y delicada
(cabellos rubios o claros).

Apenas se broncean.

Reacciones fotoalérgicas.

Fototipo III

Pieles intermedias (castaños)

Enrojecen primero y se broncean después de su exposición al sol.

Fototipo IV

Piel oscura (cabellos morenos o negros)

Se broncean con rapidez al exponerse al sol directo.

Fototipo V

Piel oscura (más que el fototipo IV)

Se broncean con rapidez al exponerse al sol directo y nunca se queman.

Fototipo VI

Piel negra.

La piel siempre está muy oscura.

El capital solar, nuestro
banco de horas de exposición.

Los efectos de la radiación solar recibida a lo largo de nuestra vida son acumulativos porque el sistema de protección frente a las agresiones solares que posee cada persona, en función de su fototipo y su código genético, va reparando una y otra vez los daños provocados por la exposición solar.

Ese sistema al ponerse en marcha consume melanina, queratina y vitaminas que el propio cuerpo va reponiendo pero que al cabo de un tiempo pueden agotarse. Cuando eso sucede hemos agotado nuestro capital solar perdiendo nuestra capacidad de protegernos del sol.

Los fotoprotectores,
nuestro escudo frente a la radiación.

Los efectos de la radiación solar recibida a lo largo de nuestra vida son acumulativos porque el sistema de protección frente a las agresiones solares que posee cada persona, en función de su fototipo y su código genético, va reparando una y otra vez los daños provocados por la exposición solar.

1.2.
Deben usarse protectores solares adecuados a las características físicas (fototipo) y que contengan filtros para ratos UVA y UVB.Hay que usar la cantidad suficiente cubriendo toda la superficie corporal.
3.4.
Los productos se aplican siempre con la piel seca. Si la piel esta mojada, las gotas actúan como una lupa y aumentan el riesgo de quemaduras. La primera aplicación se realiza al menos 30 minutos antes de exponerse al sol.
5.6.
Durante la exposición solar hay que reponer el fotoprotector después de cada baño o cada dos horas.Hay que emplear fotoprotectores resistentes al agua y sudor.

El sol y el cáncer de piel.

Existen varios tipos de cáncer de piel entre los que destacan de forma clara los melanomas y los carcinomas cutáneos.

Melanoma

Los melanomas se desarrollan sobre todo en personas de piel y ojos claros con dificultad para broncearse y que han sufrido quemaduras solares, fundamentalmente en la infancia o adolescencia. Además el riesgo que una persona tiene de padecer un melanoma aumenta con:

La existencia de antecedentes familiares o personales.

La presencia en la piel de gran número de lunares.

Xeroderma pigmentoso enfermedad hereditaria.

El padecimiento de quemaduras solares con ampollas durante la infancia y adolescencia.

Edad avanzada.

Carcicomas cutáneos

Son los tumores más frecuentes del ser humano. En los últimos años se está produciendo un fuerte aumento.

Aparecen sobre todo a partir de los 50 años en personas expuestas al sol de forma crónica (trabajadores al aire libre, deportistas…).

Con gran frecuencia, las lesiones se localizan en la cara, el cuello y las manos.

El aspecto de las lesiones es muy variado.
Destacan por su frecuencia la aparición de manchas (generalmente rojizas) que pueden descamarse y formar costras de forma continuada, nódulos (prominencias redondeadas en la piel) y úlceras que no cicatrizan.

El crecimiento de estos cánceres es muy lento lo que favorece que su índice de curación sea muy alto.

Cuando la piel da señales de alarma.

Los cánceres de piel se manifiestan de múltiples formas, por lo que si aparece cualquier tipo de lesión en la piel (manchas, costras, nódulos, úlceras) o se producen cambios en las ya existentes (crecimiento, variaciones de color o forma, sangrado, picor), es muy importante acudir al dermatólogo.

Los melanomas suelen presentar unas lesiones muy características, conocidas por la regla del A, B, C, D, E: 

A.

Asimetría

B.

Bordes irregulares

C.

Color variado

D.

Diámetro mayor de 6 mm.

E.

Evolución
(cambio de aspecto)

¿Quieres conservar toda la información
para proteger y cuidar tu piel?

Descarga un pdf o contacta con nosotros.

Quemaduras, golpes de calor y conjuntivitis.

Aunque sus efectos puedan ser temporales, las quemaduras, los golpes de calor y las conjuntivitis pueden tener consecuencias muy peligrosas para nuestra salud, por eso, cuando la prevención no funciona y nos encontramos frente a estas situaciones de emergencia, solo nos queda actuar.

Quemduras solares

Tomar una ducha fría o colocar trapos húmedos y frescos sobre el área quemada.

No aplicar hielo.

Evitar exponerse otra vez al sol.

Mantenerse bien hidratado bebiendo mucho agua.

Aplicar cremas tipo after sun o aloe vera para calmar la piel.

En caso de quemaduras más graves, visitar un centro médico.

Si hay dolores se puede tomar un analgésico.

Golpe de calor

Hacer que el afectado se acueste.

Elevar los pies.

Aplicar compresas frías.

Utilizar un ventilador para reducir la temperatura.

Administrar líquidos pero evitar tomar agua helada.

Conjuntivitis

Acudir a un centro médico.

Si no es grave, consejos de cuidados en casa:

  • Limpiar el ojo regularmente con agua o suero fisiológico.
  • Aplicar un lubricante salino en gotas

¿Quieres conservar toda la información
para proteger y cuidar tu piel?

Descarga un pdf o contacta con nosotros.